Navidad en otros rincones del mundo

Como se vive la navidad en Japón, Nueva Zelanda... Las costumbres más raras de otras culturas.

Navidad en otros rincones del mundo

La otra Navidad

Puede parecer que somos copias baratas de lo que Hollywood lleva enseñándonos décadas. Árboles kilométricos, decoraciones navideñas con un carácter barroco y mesas navideñas para dar de comer a medio ejercito. Y es que los Yankees han conseguido crear un “canon” para la Navidad perfecta, pero hay algunas culturas que difieren de esto.

Estamos acostumbrados a pasearnos por las calles de nuestra ciudad contemplando árboles que rozan las nubes, belenes de Navidad que llenan plazas enteras, incluso cobrando vida. Hay culturas que incluyen elementos y pequeñas tradiciones de las que probablemente no hayas oido hablar. Te contamos algunas de ellas, varias parecen sacadas de cuento, ¡verás que pasada!.

 

Japón y su Hotei-Osho

Eso de que Papa Noel empieza a llegar a todos los puntos de la tierra no es del todo cierto En pequeños pueblos de Japón, donde la semilla del consumismo aun no ha germinado, existe una tradición parecida a la de Papa Noel, es una pequeña figura Budista llamada Hotei-Osho, lo que se conoce en tierras españolas como “el Buda sonriente”. Su cometido es el de premiar a los niños que se han portado bien con regalos; aunque poco a poco Santa el que va conquistando las casas japonesas.

Como tradición nipona en Navidad, destaca la de limpiar las casas y enseres detalladamente durante una jornada, para el llamado Omisoka (el nuevo año japonés), más tarde se reúnen en familia para degustar las tradicionales tazas de fideos, símbolo de longevidad.

 

Las piñatas de México

Al otro lado del océano, en México siguen una costumbre que probablemente hayas practicado cuando eras pequeño, apalear una piñata para sacar las golosinas que tiene dentro. Algo así hacen los mexicanos en navidades, pero con un trasfondo mucho mayor. La piñata, que simboliza el pecado,  tiene forma de estrella de 7 puntas, cada una de ellas representa un pecado capital. Es colorida, alegre y bonita; como el deseo y atractivo del pecado según los locales, al romperse, caen los diferentes caramelos como regalo de dios por no haber sucumbido al deseo. Un poco extraño, si, pero los mexicanos disfrutan de esta tradición desde hace décadas.

 

Guatemala y la quema del diablo

El dia 7 de diciembre, los guatemaltecos celebran una de las tradiciones más antiguas y más fantasiosa que conocemos, La Quema del Diablo. A partir de las 18:00h, todas las familias sacan de casa todos los objetos viejos y rotos que representan la maldad y los amontonan en una hoguera coronada por una figura diabólica para luego quemarla y dar así la bienvenida al año. Después de la quema, es importante limpiar de nuevo la casa y limpiar la escoba con agua bendita, ¡qué cosas!.

 

Pohutuwaka navideño

Phutu….QUÉ?. Es una preciosa costumbre neozelandesa en la que los árboles de navidad cargados de decoración son sustituidos por árboles naturales llamados Pohutuwaka, los cuales tienen su época floral más pronunciada en estas fechas. Son decorados de manera muy sofisticada con pocos adornos que sumados al color rojizo de las flores forman una postal navideña preciosa. ¡A nosotros nos encanta!

 

Brasil cambia el árbol por el mar

Desde la ciudad de Rio, el mar juega un papel fundamental en la navidad brasileña. Durante la Nochevieja, las playas de Copacabana e Ipanema ven como sus cielos se iluminan con fuegos artificiales que se prolongan hasta altas horas de la noche. En la playa de Copacabana, las filhas do santo(sacerdotisas africanas), encienden velas y lanzan al mar pequeños barcos cargados de flores y regalos; esperando que Yemanjá, diosa de los mares, se los lleve para bendecir el nuevo año.

En Salvador de Bahía, son los propios ciudadanos los que en navidad se visten de blanco o del color santo del candombé, para bañar sus pies en las orillas del mar.

En España hay costumbres tan raras como el Caganer, de origen catalán, y el cual podemos encontrar “ensuciando” nuestro Belén durante navidad

 

No Comments

Post A Comment