¿Comprar o alquilar?

Plantearse comprar o alquilar es una duda muy típica y da para horas de conversación y debate.

Según datos de la OCU, en España el 78% de la población se decanta por comprar una vivienda en vez de alquilar. Aunque la tendencia clásica es decantarse por comprar, cada vez son más las personas que optan por alquilar una vivienda. En Jobin nos sumamos al debate y aunque es cierto que no vamos a traerte la clave que te ayude a decidir si es mejor comprar o alquilar, plantearemos qué aspectos hay que tener en cuenta para decantarse por una opción u otra.

Con respecto al alquiler, los precios no paran de subir. Según el Índice de Precios de Consumo, el precio de los alquileres de vivienda en España subió en agosto un 1,3% con respecto al mismo mes del año anterior. Contando con agosto, ya son 22 meses consecutivos con una tendencia al alza en el precio de los alquileres. Por otro lado, el pasado mes de julio, el precio de la vivienda tuvo su primera caída en casi dos años , bajando un 4,5%, según el último informe del Consejo General del Notariado. Según este mismo informe, esta bajada vino provocada principalmente por la expansión de pisos de segunda mano.

Tomando como punto de partida estos dos datos… ¿Comprar o alquilar? ¿Qué hay que tener en cuenta para decantarse por una opción u otra?

Para empezar, hay que tener en cuenta que nos encontramos ante una decisión muy personal y sobre la que hay que reflexionar mucho. Hay que evitar ser impulsivo, hacer muchos números y valorar la situación de cada uno, analizando las perspectivas laborales, familiares y gustos personales. No se puede olvidar que se trata de un importe elevado que se va a desembolsar durante un largo periodo de tiempo.

Con respecto a comprar una vivienda:

  • Hay que analizar todos los gastos que esto supone. Esto incluye el precio total de la adquisición, los intereses si la hipoteca depende de un índice (como el euríbor), los gastos anuales como el IBI, la comunidad, el seguro de hogar; pero también otros gastos puntuales, como la notaría o el registro en el momento de la adquisición. Además hay que prever reparaciones, obras de mejora o posibles derramas que puedan surgir en el edificio.
  • En la compra de vivienda también hay que tener en cuenta aspectos muchos más personales. Comprar una vivienda nos vincula a un lugar específico, pudiendo convertirse en un impedimento ante, por ejemplo, una futura movilidad laboral. Además, es posible que pasado un tiempo la vivienda adquirida no nos sirva para la situación de ese momento. Por ejemplo, puede que la unidad familiar cambie o que suponga un gran desembolso si las condiciones laborales cambian.

  • El hecho de que comprar una vivienda nos vincule a un lugar también facilita que sintamos esa casa como un verdadero hogar. Hay muchas personas que manifiestan que al cambiar con frecuencia de casa no sienten ninguna como suya propia.
  • La compra de vivienda nos aporta mayor estabilidad. No se depende de un casero o agencia inmobiliaria de cara a averías, reformas, etc. Y tampoco hay que estar pendiente de la renovación del contrato o de cambios en las condiciones de arrendamiento.

Con respecto al alquiler:

  • Al igual que en la compra, hay que tener en cuenta todos los costes, ya que habitualmente el desembolso mensual será mayor, pero se ahorran gastos como el IBI o la comunidad.
  • Viviendo de alquiler la flexibilidad es mayor, pero se depende del casero para muchas cosas. Puede no renovar el contrato, subirlo o incluso poner trabas a la hora de solucionar averías.
  • Alquilar una vivienda en las grandes ciudades está por las nubes. Según el portal inmobilario Fotocasa, en los últimos cuatro años los alquileres han subido un 27% en la Comunidad de Madrid y un 49% en Cataluña. Este hecho lleva a muchas personas a plantearse invertir en la entrada de una casa y no “tirar el dinero sobre un saco roto”. Con alquileres por encima de los 1000€ e hipotecas por 400-500€ al mes, mucha gente encuentra ventajas a la hora de adquirir una vivienda propia.
  • Hay zonas en las que el precio de compra de vivienda está muy alto, por lo que si por motivos laborales o gustos personales se quiere vivir una de esas zonas, el alquiler puede ser la única opción asumible.

Como podemos ver, no existe una respuesta ante la gran pregunta de comprar o alquilar. Lo mejor es analizar en profundidad las circunstancias personales y la capacidad financiera de cada uno, echar muchas cuentas y decantarse por la opción que más se ajuste a lo deseado.

1 Comentario. Dejar nuevo

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat