¿Césped artificial o natural?

¿Césped artificial o natural?

¿Cuál es la mejor opción? 

Por fin llega el buen tiempo y, con él, la eterna duda a la hora de poner a punto tu jardín: ¿utilizo césped artificial o natural? Seguro que has oído infinidad de comentarios tanto a favor como en contra de cada uno, pero la solución ideal para tu jardín sólo depende de ti. En esta entrada te ayudaremos a escoger la mejor opción para tu jardín, ya sea para grandes superficies como para pequeños espacios. Sea de la forma que sea, ¡seguro que queda genial!

jobin

El césped natural: ¡en la naturalidad está el gusto!

Está claro que, como lo natural, no hay nada. El césped natural da una sensación diferente al artificial: el olor, el color, el tacto… ¡es insustituible! Esas son las grandes ventajas del césped natural y por las que muchas personas trabajan duro para conseguirlas. Pero también tenemos que ser conscientes de que, para alcanzar ese resultado tan impresionante, es necesario mucho trabajo previo: hay que regarlo de forma abundante, realizar un mantenimiento general constante, fumigarlo para evitar plagas, abonarlo al menos dos veces al año, cortarlo al cabo de un tiempo… y todo ello, con el gasto económico y de tiempo que conlleva.

Está claro que requiere un esfuerzo extra, pero si eres una persona detallista, cuidadosa, constante y con un estilo especial, el césped natural te va a representar a la perfección. Además, si te apasiona el mundo de la jardinería y te encanta invertir tu tiempo y tus recursos para el cuidado de tu jardín, ¡esta es la opción perfecta para ti!. Lo que para otros puede ser un trabajo molesto, ¡para ti será todo un placer!

 

jobin

El césped artificial: ¡sencillo y bonito!

El césped artificial es cada vez más demandado entre los particulares. La razón principal suele ser la siguiente: la comodidad. Está claro que no requiere todos los cuidados del césped natural y, además, es más sostenible. En efecto, se ahorra hasta el 98% de agua que utilizarías si fuera natural y es un producto 100% reciclable. Como decíamos, su mantenimiento es mínimo: requiere por lo general lavar y peinar las hebras, así como su desinfección.

Sin duda alguna, el césped artificial es perfecto para las personas que les gusta tener un entorno bonito y estético, pero que no tienen tiempo o no quieren estar pendientes de su mantenimiento de forma constante. Es obvio que no va a mostrar la misma frescura que el natural, pero también queda muy bonito y es muy práctico. ¡Es una alternativa de lo más atractiva!

jobin

¿Sigues sin decidirte? ¡También puedes mezclar ambas opciones! 

Si sigues indeciso, ¡puedes combinar el césped natural con el artificial! Aunque esta idea híbrida está más bien pensada para grandes estadios de fútbol, es una opción a tener en cuenta para jardines amplios.

Este sistema consiste en incluir fibras de césped artificial al natural, de tal modo que se consigue una gran solidez de drenaje y un menos sufrimiento de la hierba.

jobin

¡Cualquiera de las dos opciones son geniales!

Tener un espacio (ya sea grande o pequeño) en el que tengas un pedacito de césped, siempre refresca el lugar y da sensación de amplitud. Estés en la ciudad o en las afueras, puede ser tanto tu pequeño espacio de desconexión como tu lugar favorito para pasear y celebrar un encuentro con amigos. De cualquiera de las maneras, escoger entre césped natural o artificial depende de la personalidad y preferencias de cada uno. Y tú, ¿ya has decidido cuál vas a poner?

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.