Casas de película

Casas de película

El cine forma parte de la vida de prácticamente todos nosotros. En él no solo nos refugiamos para reír, llorar o emocionarnos, también se convierte en parte de nuestra cultura o incluso moldea nuestra personalidad.

Una parte muy importante de un film cinematográfico son las localizaciones. Quién no asocia ya el Empire State Building con un enorme King Kong trepando por él; si vamos de compras por Beverly Hills sería imposible no imaginarse parte del reparto de Pretty Woman o al ver el cartel de Schweppes en la Gran Vía de Madrid pensar directamente en El Día de la Bestia de Alex de la Iglesia.

En este caso, os traemos una parte indispensable de cualquier película: las casas. El hogar, donde el protagonista vive, convive, piensa o sueña es el sello de identidad de muchas películas. ¿Te acuerdas de todas?

 

54eb91fbd13a8_-_the-notebook-house-xln jobin

modthesims.info

El diario de Noah (2004) 

Home_Alone_House jobin

Anarchosyn, Flickr

En esta película la simbología de la casa es muy clara. Era la casa soñada por la protagonista, Allie (Rachel McAdams): una casa blanca con ventanas azules. No queremos hacer spoiler por si alguno aún no habéis visto el film, pero como se puede observar, la casa soñada existe. Se encuentra en la isla de Wadmalaw en Carolina del Sur (Estados Unidos) y fue construida en 1772.

 

Solo en Casa (1990):

Un clásico de los noventa. Por razones obvias, en esta película (así como en su segunda parte en menor medida) la casa del protagonista, Kevin (Macaulay Culkin), cobra muchísima importancia tanto por dentro como por fuera. Se encuentra en Winnetka, Illinois y fue vendida en 2012 por casi un millón y medio de dólares.

 

 

7516071448_3a6c644bc8_o jobin

Karen Roe, Flickr

 

Harry Potter (2001-2011):

goonies jobin

Destination Astoria, Flickr

La famosa casa de los Dursley, los tíos de Harry (Daniel Radcliffe), en el número cuatro de Privet Drive, existe de verdad, así como el nombre de la calle es el actual. Se encuentra en Little Whinging, Surrey, al suroeste de Londres. Imposible no pasar por ahí y no imaginarse a Ron rescatando a Harry con el coche volador, ¿eh?

 

 

Los Goonies (1985):

La famosa casa de Mikey (Sean Astin) también existe de verdad. Se encuentra en Astoria, Oregón y recientemente su dueña ha expresado públicamente lo harta que está de que día tras día acudan miles de fans del film a bailar el “supermeneo” de Gordi a la puerta de su casa. Siendo así, se entiende su enfado, ¿verdad? 😉

 

 

 

 

Al final las casas de las películas nos marcan más de lo qué parece. ¿Quién no querría vivir en una de estas míticas viviendas? Aunque, como en el caso de la casa de Mikey, ¡no sabemos si sale rentable tanto turista haciéndose fotografías en tu puerta cada día!

 

 

 

No Comments

Post A Comment