5 razones para no dejar que tu pareja arregle cosas en casa

5 razones para no dejar que tu pareja arregle cosas en casa

Sabemos que no todos tenéis la suerte de tener una pareja arregla-todo, esas maravillas de la naturaleza que hasta se ofrecen ellos mismos a solucionar cualquier imprevisto del hogar. Ya sea cambiar una bombilla o pintar la casa, ellos siempre dan la talla. Pero si por el contrario, la tuya no es precisamente un manitas, te damos  motivos suficientes para que ni se te pase por la cabeza  (y contrates a alguien que sepa, por Dios).

1. Por seguridad.

Vamos a ver, a Rodolfo se le dan muy bien muchas cosas, pero la electricidad no es lo suyo. Ten cuidado no vaya a ser que te dé un cortocircuito al encender esa lámpara que te regaló tu madre que con tantísimo cariño arregló (o intentó arreglar) y tengamos un problema.

2. Porque al final pierdes dinero.

Es muy frecuente acabar pagando el doble solo por intentar arreglar algo mirándote por encima las instrucciones o mediante tutoriales de Youtube. Si yo no te digo que tu pareja no sepa arreglar la nevera, que en la mili habrá hecho cosas peores, si ya. Pero ríete tú cuando tengáis que ir a reponer el congelador entero porque ya no enfría, además de ir a por otra nevera, claro.

3. Por la cantidad de tiempo que gastas.

Pongamos que el tiempo medio de reparación de un enchufe son 15 minutos. Hasta ahí bien. Pongamos ahora que es tu pareja quien lo arregla. Súmale a esos 15 minutos otros 15 de “Así no es” ,“Quita Florencio que ya mejor lo hago yo”, otros 15 de “Te vas a hacer daño, Pepa, déjalo” y los 5 minutillos más del clásico “Te lo dije”. Total: casi una hora de tirarse de los pelos y poner en peligro tu vida en pareja.

4. ¿Es que nadie piensa en los niños?

Si en tu caso además de una pareja estupenda tienes también unos niños estupendos, el peligro aumenta x100. Y lo sabes. Los hijos pueden llegar a ser una máquina de destrucción masiva en cuanto a los temas del hogar se refiere. Un cable suelto, roturas en el suelo, problemas con la caldera que haga el agua demasiado caliente… Son peligros potenciales para los más pequeños si no son arreglados correctamente por un profesional (lo sentimos, papi/mami).

5. Por tu salud mental.

Ya está bien, no puede ser que siempre que haya una avería sea como si estallara la Tercera Guerra Mundial. Un proceso que no debería ser tan complicado se convierte en una odisea. Que si ya lo hago yo, que si tú no sabes, que si para qué vas a llamar a un técnico teniéndome a mí,… ¡Basta ya!

 

Y si con esto no te das cuenta ya de que dejar la tarea de un profesional a tu pareja no suele ser buena idea… Ve preparándote para comprobar uno por uno cada punto. 🙂

No Comments

Post A Comment